Los libros de no ficción ahora buscan cautivar a los jóvenes lectores

No tenemos que dejar de mencionar que la lectura ha decaído en los últimos 10 años. Otras actividades más asociadas a la juventud moderna le han reemplazado.

Sin embargo, la moda actual de los audiolibros, la llegada de los lectores de ebooks, y el crecimiento de la lectura como pasatiempo de muchas comunidades de jóvenes, ha traído un crecimiento actual de la lectura, con un potenciamiento de políticas públicas y privadas que favorecen a este fenómeno.

En este sentido, los mayores beneficiados han sido los libros de no ficción.

La no ficción ha reemplazado a la ficción como el género que más leen los jóvenes

La palabra concreta para describir este fenómeno es impensable. Y es que resulta increíble que lo que los jóvenes prefieran leer en la actualidad sean los libros de no ficción.

Si bien todavía existen muchos libros de ficción y fantasía que captan la atención de esta población joven (como las trilogías fantásticas, libros clásicos como Harry Potter, y otros similares); la adecuación de libros de no ficción a los jóvenes lectores ha sido una de las medidas más acertadas de las editoriales.

La lectura se ha masificado en este sentido, afirman los expertos.

Algunas condicionantes son cruciales

Debemos tener en cuenta que el internet ha potenciado el crecimiento del trabajo en los jóvenes. El emprendimiento digital es una necesidad para muchos de los jóvenes, que lo hacen por placer y por sentirse independientes económicamente.

Por eso, algunos libros de no ficción como casos de éxito de empresarios, biografías, libros de gestión financiera (como los de Robert Kiyosaki), contenidos de auto-ayuda y los casos de éxito de youtubers, y otros géneros medianamente relacionados a los jóvenes, figuran entre los más leídos.

Tendencias irreversibles

Según las estadísticas, sólo en las tiendas online de libros electrónicos existen una correlación de 3 a 1 en cuanto a las ventas de libros de no ficción, en comparación con los libros de géneros de ficción.

Esto no quiere decir, de ninguna manera, que la ficción ya no sea mercado ni potencial nicho para el futuro. Quiere decir, en todo caso, que los jóvenes están leyendo mucho más. Por lo que si leen 10 libros anuales de no ficción, leerán al menos 3 libros de ficción durante el mismo periodo.

Por lo menos, la lectura ha vuelto a un papel protagónico entre el móvil, el internet y la televisión por suscripción.