Tangoroa Libros

Pagina de libros y antigüedades

This content shows Simple View

Marshall Kelley

Los niños lectores, y lo que tienen en común

Si tienes hijos, te diré una frase que de seguro comprenderás. A los niños no les gusta leer. De seguro estarás de acuerdo.

Ahora bien, la frase que te he dicho anteriormente no es cierta. O no tiene por qué serlo. De hecho, sólo en los países que hablamos español, son pocos los niños que se sientan a leer un buen libro.

Y es que ante la televisión, los ordenadores y las aplicaciones en las tabletas pareciera que los libros no tienen posibilidades de ganar. Sí, lo he dicho bien: pareciera.

Pero esto no tiene por qué ser así. Para que los niños lean, deben fijarse de los niños que sí leen. ¿Qué es lo que tienen en común?

Sus padres descubren el problema real

Hay tres tipos de problemas diferentes entre los niños que no leen. El primero es que no tienen libros. El segundo es que sus padres nunca les han inculcado el hábito de la lectura. Y el tercero, es que simplemente no les gusta.

El tercero, en cambio, a veces es producido por estar leyendo el libro inadecuado. Uno no apto para su edad, uno que no entienden con facilidad, o uno que simplemente no despierta su curiosidad.

Un hábito compartido

A partir de la resolución del problema anterior vienen todas las respuestas. Y es que la mayoría de las veces queremos que nuestros hijos hagan cosas que no hacemos. Bajo el lema de haz lo que yo digo, pero no hagas lo que yo hago queremos que nuestros hijos sean mejores que nosotros.

Y eso no debe ser siempre así.

Por eso, la mejor forma de tener personas lectoras en casa es asumiendo nuestro rol de padres, de directores de orquesta, y comenzar nosotros la lectura. Tarde o temprano nos seguirán.

De nada valdrá el argumento de tener una librería frente a su cuarto. Si no lo impulsas con tus acciones, poco habrá que hacer.

La creación de vínculos

Si quieres un hijo futbolista, compras un balón y practicas con él todas las tardes. Del mismo modo ocurre con la lectura. Que la lectura le recuerde la compañía de sus padres, más no la soledad de las páginas.

No se trata de una tarea que se realice en poco tiempo. Pero tampoco se trata de una cuestión hereditaria en la que los niños no leen porque no, y fin del tema.



Los libros de no ficción ahora buscan cautivar a los jóvenes lectores

No tenemos que dejar de mencionar que la lectura ha decaído en los últimos 10 años. Otras actividades más asociadas a la juventud moderna le han reemplazado.

Sin embargo, la moda actual de los audiolibros, la llegada de los lectores de ebooks, y el crecimiento de la lectura como pasatiempo de muchas comunidades de jóvenes, ha traído un crecimiento actual de la lectura, con un potenciamiento de políticas públicas y privadas que favorecen a este fenómeno.

En este sentido, los mayores beneficiados han sido los libros de no ficción.

La no ficción ha reemplazado a la ficción como el género que más leen los jóvenes

La palabra concreta para describir este fenómeno es impensable. Y es que resulta increíble que lo que los jóvenes prefieran leer en la actualidad sean los libros de no ficción.

Si bien todavía existen muchos libros de ficción y fantasía que captan la atención de esta población joven (como las trilogías fantásticas, libros clásicos como Harry Potter, y otros similares); la adecuación de libros de no ficción a los jóvenes lectores ha sido una de las medidas más acertadas de las editoriales.

La lectura se ha masificado en este sentido, afirman los expertos.

Algunas condicionantes son cruciales

Debemos tener en cuenta que el internet ha potenciado el crecimiento del trabajo en los jóvenes. El emprendimiento digital es una necesidad para muchos de los jóvenes, que lo hacen por placer y por sentirse independientes económicamente.

Por eso, algunos libros de no ficción como casos de éxito de empresarios, biografías, libros de gestión financiera (como los de Robert Kiyosaki), contenidos de auto-ayuda y los casos de éxito de youtubers, y otros géneros medianamente relacionados a los jóvenes, figuran entre los más leídos.

Tendencias irreversibles

Según las estadísticas, sólo en las tiendas online de libros electrónicos existen una correlación de 3 a 1 en cuanto a las ventas de libros de no ficción, en comparación con los libros de géneros de ficción.

Esto no quiere decir, de ninguna manera, que la ficción ya no sea mercado ni potencial nicho para el futuro. Quiere decir, en todo caso, que los jóvenes están leyendo mucho más. Por lo que si leen 10 libros anuales de no ficción, leerán al menos 3 libros de ficción durante el mismo periodo.

Por lo menos, la lectura ha vuelto a un papel protagónico entre el móvil, el internet y la televisión por suscripción.



Jean Echenoz nos habla de Corea del Norte en su último libro

Hablar de Jean Echenoz es referencia obligada para los que hemos crecido inmersos en letras. En buenas letras. Y es que el escritor francés, autor de novelas como Cherokee o Relámpago, no ha dejado de ser noticia tras su proyecto de Enviada Especial, una historia que transcurre en Corea del Norte.

¿Quién iba a pensarlo?

Según palabras del propio escritor francés, cuando comenzó su proyecto de escritura de Enviada especial, lo que menos pensaba era en la Corea del Norte que ahora abunda e inunda los noticiarios de cada jornada.

A su juicio, se trataba de un lugar tan distante, frío y desconocido; que por ese propio desconocimiento y por esa propia frialdad resultaba gracioso, ridículo y de ficción.

Hoy las cosas han cambiado y en algunos lugares del planeta, incluyendo a Argentina donde estuvo recientemente por la celebración de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (FILBA), existe un miedo inconcluso y una paranoia sin final por la figura de Corea del Norte, su insensata dictadura y su líder absolutista.

No resulta la primera vez

Gran parte de su éxito, tal y como lo admitía Echenoz años atrás, al ser premiado por la Biblioteca Nacional de Francia, se debe a comprender la historia desde un punto de vista donde la ficción y la realidad se entrecruzan por delgadas líneas.

Así fue como llevó, por ejemplo, la vida de Nikola Tesla a su libro Relámpago, que fue alabado por la crítica y hoy constituye un clásico contemporáneo. Del mismo modo que ocurrió con su novela biográfica 14, donde relata hechos puntuales de la guerra mundial que sacudía al planeta y que, curiosamente, en Corea del Norte ve ahora un foco de renacimiento.

De nuevo ante la delgada línea

Jean Echenoz, que describe su vida como una mezcla de realidad y ficción, no puede dejar de sorprenderse por lo que ahora ocurre en el país que escogió como lugar para recrear su novela biográfica, Enviada especial.

Es como si, de nuevo, esa delgada línea que une a dos mundos paralelos cobrara vida, y lo que en su momento parecía impensado, ahora es toda una realidad.

En su momento, hablar de Corea del Norte hubiera parecido una locura. Algo insospechado por lo poco que conocemos sobre el país. Hoy, la ficción toca a la puerta con Enviada especial, una novela que transcurre en un país que pareciera tener al mundo a su merced.




top